Jabón lagarto: su uso más allá de lavar la ropa

Este particular jabón tiene su historia. Algunos pensarán que se trata de un producto elaborado a partir de la grasa de éste animal y que de allí viene su nombre o que es un jabón ideal para la piel seca (como la piel de los reptiles) y de allí precisamente viene su nombre de jabón lagarto, pero lo cierto es que no, no tiene nada que ver con reptiles ni con grasa animal, pero para sorpresa de muchos si tiene bastante que ver con la piel seca.

Originalmente el jabón lagarto fue concebido en España entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX por la empresa Lizariturry y Rezola como un producto de limpieza para el cuidado de la ropa.

Este jabón se volvió de un uso muy popular en España, al punto de que hablar de jabón para lavar la ropa es hablar de jabón lagarto, que se convirtió años más tarde en un ícono de la limpieza del hogar.

Usos del jabón lagarto

Desde sus inicios, como ya mencionamos, el jabón lagarto fue concebido como un producto para lavar ropa y remover manchas de los tejidos afectados por algún tipo de suciedad. Sin embargo y a medida que su popularidad fue creciendo (sobre todo en la época de la post guerra) su uso se fue diversificando y gracias a su composición natural se le pudieron descubrir otras propiedades.

Una de estas propiedades más relevantes y que aún hoy en día se aprovecha es la de jabón para el pelo, se utiliza en el cabello en lugar del champú para dar brillo, sedosidad y volumen, amén de que impide los problemas de caspa y caída del cabello.

Otro uso que también se le ha dado al jabón lagarto es el de prevenir y corregir afecciones de la piel como alergias, dermatitis, irritaciones e incluso para la caspa, sin importar el tipo de piel ya que sus componentes naturales no causan ningún tipo de daño y por eso no tiene contraindicaciones.

Han sido tan buenos los beneficios que hay mujeres que lo han probado hasta para tratar infecciones en sus zonas intimas, obteniendo grandes y favorables resultados.

Sin embargo, sigue siendo el uso más frecuente (sobre todo en España) el del cuidado de la ropa cuyos tejidos son más sensibles y delicados. El jabón lagarto es la solución no corrosiva que elimina las manchas y la suciedad.

Composición

La fórmula original de jabón lagarto que le ha dado todo su éxito y lo ha mantenido como número uno en el mercado por más de 100 años, sigue siendo la misma que es utilizada hoy en día.

Se ha diversificado un poco el producto, respondiendo a los cambios de los tiempos, pero en esencia sigue siendo el mismo jabón, con los mismos componentes naturales.

Dentro de la lista de ingredientes principales del jabón lagarto encontramos la sosa causica (presente en la mayoría de los jabones) o también puede ser jabón sódico de sebo, agua, glicerina, sal de potasio, limoneno (es el que le da el aroma cítrico), colorante artificial, ácido fosfórico y tetrasodium dicarboxymethyl glutamate.

Si hay o no hay un ingrediente secreto en la receta no se sabe y no ha sido revelado por la empresa, así como tampoco la proporción en la cual se encuentran los ingredientes de éste jabón que le hacen tener propiedades tan maravillosas no solo para la ropa sino también para la piel y para el cabello.

Aplicación

Para aplicar el jabón lagarto se puede hacer como cualquier otra pastilla de jabón para lavar la ropa: restregarla con ella hasta hacer desaparecer la mancha. En el caso de las manchas más difíciles se puede aplicar una buena cantidad hasta hacer espuma con el jabón y dejar actuar por unos 5 a 20 minutos (dependiendo del tipo de mancha) y luego enjuagar hasta removerla.

Para su uso en la piel se puede aplicar como cualquier jabón cosmético normal, sin ningún tipo de contraindicación, se puede usar en zonas afectadas con enfermedades de la piel, lavándolas con abundante agua, incluso en las zonas íntimas.

En el caso de que se quiera utilizar en el cabello, se puede hacer aplicando la pasta de jabón directamente sobre el cuero cabelludo y luego esparciéndolo con las manos, como se haría con cualquier otro champú. Si el cabello lo requiere se puede enjuagar y repetir nuevamente el proceso. Tras su uso no se requiere aplicar ningún tipo de acondicionador.