Jabón negro: el secreto de belleza que viene de África

¿Has escuchado hablar alguna vez del jabón de Alepo? De este jabón se dice que es el más antiguo del mundo y se remonta a la región de Alepo al norte de Siria. Te hablamos de él porque resulta ser el antecesor del jabón negro.

La fórmula del jabón de Alepo se hizo muy popular en su región y por ende su comercialización no tardó mucho tiempo en llegar a Marruecos, donde varió un poco su fórmula original, incorporando ingredientes propios de la región que le dieron su característico color negro.

Rápidamente su uso se hizo popular como tratamiento de belleza marroquí, y esa popularidad la ha mantenido desde hace más de 3000 años hasta nuestros días, solo que ahora se ha extendido por todo el mundo, y es posible encontrarlo en distintos spa como elemento fundamental para la limpieza y exfoliación de la piel.

El jabón negro, también conocido como jabón beldi, es un trending en la belleza por sus distintas propiedades, así como también por su origen vegetal que garantiza el “no maltrato animal” en su elaboración.

Usos del jabón negro

El jabón negro comenzó usándose como un producto para la limpieza de la piel, pero dada la cremosidad del jabón y el uso continuado, pasó a convertirse en un excelente tratamiento de belleza con muchos usos para mejorar la apariencia de la piel, no solo del cuerpo, sino también del rostro.

Entre otros tantos usos que se le pueden dar al jabón negro tenemos:

  • Como champú: el jabón es vegetal, completamente natural, con pH balanceado y sus componentes ayudan a disminuir la grasa del cuero cabelludo y a equilibrarlo, haciendo lucir así un cabello más fuerte, brillante y sedoso.
  • Uso como desmaquillante: si se tienen restos de maquillaje en el rostro, la mejor opción es lavarlo con jabón negro. Este jabón produce abundante espuma y si se aplica en la piel del rostro ayudará a remover fácilmente los restos de maquillaje y se puede retirar con toallitas, dejando la piel completamente limpia y brillante.
  • Equilibrar el tono de la piel: las personas que tienen manchas en la piel producto de exposición solar o de alguna enfermedad, pueden usar diariamente el jabón negro y gracias a sus propiedades y sus componentes, las manchas irán desapareciendo y el tono de la piel se irá equilibrando.
  • Reducir las arrugas: debido a su acción humectante y a que es capaz de eliminar la piel muerta, evita la aparición de arrugas, tonificando la piel sin dejarla con efecto demasiado tirante.
  • Para combatir el acné: Las personas que padecen de esta enfermedad de la piel generalmente quieren un jabón que elimine los excesos de grasa, ya que éstos son los que hacen la piel del rostro más propensa a la aparición del acné. El jabón negro logra una limpieza tan profunda que la grasa excesiva desaparece y se equilibra la piel aliviando también las inflamaciones e irritaciones.
  • Para reducir estrías: las molestas estrías tienden a desaparecer con el uso frecuente del jabón negro, ya que su acción exfoliante ayuda a equilibrar la piel afectada.
  • Para masajes: en muchos spa han optado por tener el jabón negro en presentación líquida y utilizarlo para dar masajes y eliminar la piel muerta, otorgándoles una piel bien exfoliada y libre de impurezas a los pacientes.
  • Para afeitarse: el jabón negro hace muchísima espuma, por lo cual se recomienda su uso en el afeitado, no solo de los hombres, también de las mujeres que se rasuran con hojilla, ya que deja la piel suave y humectada y previene las irritaciones.

Composición

Lo más destacable del jabón negro es su fórmula completamente natural, hecha a base de aceites vegetales y libre de grasas animales, por lo cual siempre lleva una inscripción que indica que no apoya el maltrato animal.

Los ingredientes principales del jabón negro son los siguientes:

  •  Manteca de karité.
  • Cáscara de platano.
  • Extracto de tamarindo.
  • Cenizas de palma.
  • Aloe vera.
  • Aceite de oliva.
  • Cenizas de cacao.
  • Agua destilada.

Según la región donde se fabrique el jabón se pueden añadir algunos ingredientes como hierbas esenciales o plantas medicinales que potencien las propiedades de belleza y medicinales del jabón.

Son precisamente las cenizas las que le dan ese color característico y las que le proporcionan una alta concentración de hidróxido de potasio que se encuentra en muchos jabones pero en menor cuantía o siendo obtenido de grasas animales.

Aplicación

El uso del jabón negro se ha extendido por todo el mundo. Hay formas de aplicarlo que son muy sencillas, como una pastilla de jabón corriente en todo el cuerpo o con esponjas y brochas en la piel del rostro para potenciar su acción exfoliante.

Para su uso como champú simplemente se frota en las manos para producir abundante espuma y luego se lava el cabello normalmente, procurando enjuagarlo bien.

Para usarlo como desmaquillante se puede aplicar con una esponjita suave, frotándola en el jabón y luego en la piel del rostro, aplicándolo en círculos, de ese mismo modo, pero con una brochita suave, se puede usar para eliminar el acné y exfoliar el rostro. Al aplicarlo solo con las manos ayudará a equilibrar el tono de la piel y eliminar el exceso de grasa.

Para reducir las arrugas se puede hacer una espuma bastante cremosa y aplicarla directamente con las manos en la piel del rostro, procurando estirarla suavemente mientras se aplica.

Si se quieren reducir las estrías, entonces se puede aplicar directamente la pastilla de jabón en la zona afectada para limpiar la zona. Hacerlo durante 30 días seguidos para ver un efecto más inmediato.

En su uso para masajes y como exfoliante en spas, se puede usar su presentación líquida, pero si no se consigue, también es posible rallar el jabón y hacer una mezcla con agua y aceite de coco (o de almendras, para darle un mejor aroma).

Como espuma para afeitar se puede utilizar simplemente con frotar bastante el jabón en ambas manos hasta generar una buena cantidad de espuma y ésta se aplica en la zona que se va a afeitar. Luego del afeitado no hará falta ningún otro producto humectante porque el jabón negro tiene ese efecto.