Jabón neutro, ideal para la piel

Hablar de jabones no es simplemente hablar de un producto de higiene personal, pues aunque en si todos tienen una función en común que es la de lavar y limpiar la piel, hay unos que son más beneficiosos que otros según la necesidad específica y hay otros cuyos aditivos químicos podrían causar alergias o irritación en pieles sensibles. Esto no ocurre con el jabón neutro.

Antes de entrar en detalles sobre sus usos, es bueno que conozcamos un poco mejor qué es y por qué se le llama neutro. Sucede que nuestra piel tiene algo llamado pH que es lo que mide el grado de acidez o alcalinidad de la misma con un número que va de 0 a 14. Entre más cercano a 14 sea el número es más alcalino y entre más cercano a 0 es más acido.

Normalmente los jabones neutros no contienen colorantes, perfumes ni aditivos químicos que le hagan hacer más espuma, por eso una de las principales formas de reconocer el jabón verdaderamente neutro es con la cantidad de espuma que hace: si hace poca espuma es jabón neutro de verdad.

El pH de un jabón neutro siempre oscila entre 7 y 7,5 que es el punto intermedio entre la acidez y la alcalinidad. Normalmente no tiene olor y es de color entre blanco y beige pálido, pero hay que estar muy atentos porque no todos los jabones blancos son jabones neutros, algunos tienen aditivos químicos para hacerlos más cremosos y espumosos o perfumes que mejoren su olor.

Esta es, precisamente, la principal característica que debemos conocer del jabón neutro: no contiene aditivos químicos que pudieran ocasionar alergias y es de un pH intermedio que se asemeja lo más posible al pH de la piel humana.

Usos del jabón neutro

Uno de los usos más conocidos del jabón neutro es para el cuidado de la piel, precisamente por su semejanza en cuanto al pH, pero veamos más en detalle cómo se pueden aprovechar todos sus beneficios:

Si se utiliza en la mañana antes de salir a la calle o en el caso de las mujeres, antes de maquillarse, ayuda a mantener la piel humectada y equilibrada sin necesidad de cremas adicionales.

Ayuda a controlar la piel grasa, como uno de los beneficios principales que aporta el pH neutro, ayuda a equilibrar las secreciones de la piel, dejándola más limpia y balanceada.

Otro de los beneficios del pH neutro de este jabón es que ayuda a mejorar las irritaciones de la piel, si se lava cuidadosamente la zona afectada. Así mismo ayuda a controlar reacciones alérgicas y a prevenirlas.

Se adapta a todo tipo de piel ayudándola a mantenerse bien hidratada y balanceada, por lo que puede equilibrar las pieles muy secas, muy grasas o muy sensibles.

Si se trata del cabello, el jabón neutro también puede funcionar como un humectante natural, ayudando a equilibrar las secreciones grasas del cuero cabelludo, lo cual previene la aparición de la caspa y la caída del cabello. Igualmente se puede utilizar para mantener por más tiempo el color en los cabellos que han sido tinturados.

Hay otros usos domésticos, además del cuidado de la piel, que se le pueden dar al jabón neutro, como para limpiar muebles, lavar vajillas o limpiar adornos del hogar, con una eficacia que no tienen otros jabones, ayudando también a mejorar la movilidad en puertas, herrajes o gavetas atascadas.

Su uso también ayuda a eliminar los malos olores y la humedad acumulada, también disminuye los ruidos molestos de las tablas y protege los vidrios, manijas, herrajes, placas de interruptores y todo ese tipo de elementos que podrían oxidarse fácilmente.

Composición

Lo bueno del jabón neutro es que en su composición no tiene aditivos químicos colorantes ni perfumes.

Aunque generalmente los jabones son el producto de una reacción química entre un álcali que puede ser hidróxido de sodio o de potasio, y un ácido graso, este es el proceso que se conoce como saponificación, en el caso del jabón neutro no es así.

Básicamente, el jabón neutro está compuesto por un agente tensioactivo, no contiene ningún álcali, este se sustituye por soda caustica o algo similar y algún aceite de tipo vegetal. La reacción química entre esta mezcla no es propiamente una saponificación, por eso es que un jabón neutro no produce tanta espuma.

Aplicación

La forma de aplicar el jabón neutro no es muy distinta a la de un jabón corriente: se debe lavar la cara (o la zona del cuerpo que se desee) con abundante agua y aplicando jabón hasta que genere algo de espuma (se debe recordar que el jabón neutro no produce mucha espuma).

Si se lava el cabello de forma normal con jabón neutro (en lugar del champú habitual) éste ayuda a mantener el color del cabello cuando se ha aplicado algún tinte y también ayuda a balancear el pH del cuero cabelludo, otorgando más brillo y sedosidad al cabello e impidiendo incluso la caída del mismo.

Para su uso doméstico el jabón neutro se puede aplicar tanto sólido como líquido: sólido ayuda a proteger herrajes, manijas de puertas y gaveteros y líquido ayuda a mejorar ruidos de bisagras, funciona para proteger vidrios y objetos de decoración, así como también para lavar vajillas.

Si lo que se quiere es evitar malos olores en el hogar, con colocar una pequeña barra de jabón neutro en lugares que tienen tendencia a ser húmedos es más que suficiente. El jabón ayudará a absorber y disminuir los olores causados por la humedad y prevenir también la aparición de hongos o de plagas como polillas.

¿Qué te parece el jabón neutro? ¿Sabías todos los usos que tiene además de sus propiedades para la piel?